Oda a una sonrisa - Velasquez

Su sonrisa ofrece a brazos llenos una calidez  inalcanzable,  de esas que uno no quiere que se termine, sino al contrario que se prolonguen en eternos momentos, pero  que  contrastes  son  sus ojos oscuros brillantes, dejan entre ver un pasado que dolió  y que  aun no logra olvidarse. Los seres humanos somos expertos dedicadísimos para mantener oculto aquello que no queremos que salga a  la luz, tal vez por miedo a que nos juzguen , temor de  ser ridiculizados o   pánico de ser minimizados, pero que paradoja, aun cuando la mente sea capaz  coordinar a la boca para mantener  nuestros miedos a salvo, nuestros  ojos con soberbio  desparpajo nos delatan,  los suyos no fueron ajenos a eso.


Admito que cuando  hablamos la primera vez y de eso  ya hace mucho tiempo, todo en su persona me parecía enigmática, seguro sus ojos negros achinados  ( creo que son de ese color) esos que cuando la sonrisa  se manifiesta, en paralelo los ojos parecieran cerrarse; muy poco conocía de su vida,   siendo francos tampoco es que ahora conozca mucho, pero si un poco mas de ese ser que creía  frágil, solo por que  yo era un convencido de  que se había fijado en la persona equivocada (que ciertamente era lo único que conocía de su vida)  pero como la canción  del ilustre Ruben Blades: "  la vida te da sorpresas, sorpresas te la vida" Frágil el hierro que por mas fuerte que sea, el tiempo oxida, frágil el árbol que aun cuando sea enorme, el viento doblega a su manera,  frágil la roca , que con  suavidad el agua talla en el caudal de un rio: lo admiro que bárbaro  Velasquez, que gallardía
 para afrontar  la pestilencia  que a veces le toca uno en la vida.

Aun cuando la vida  muchas veces pareciera ir cuesta arriba, tenga la certeza que el cielo se abrirá con generosidad, le dará esa paz que busca el alma,    esa calidez que busca  el corazón, y esa tranquilidad que da la consciencia. Es cliché seguro pero en la vida todo  pasa por algo, tiene un ¿ por que?  y un  ¿para que?,   el tiempo en su momento ofrecerá las respuestas que aun son esquivas.

Un paréntesis  quizás algo lambón;  pero permítame celebrar sus amistades, esas que se quedaron  pese a las circunstancias  y las  que llegaron para ser su faro guía   cuando la oscuridad abrumaba.

Me conmueve su historia  aun cuando contada medias,  pude dimensionar  su dolor y las consecuencias en su vida. Estoy lejos de conocer al ser  humano,   por supuesto me gustaría conocer mas,  solo espero que la vida resarza todo el dolor,  cada una de las lagrimas, cada  momento de angustia, de soledad, confió  también   que  su corazón  no acoja odios ni rencores ( aunque he escuchado de su propia boca que no los guarda,  pero créame la mente y el corazón suelen ser traicioneros, máxime cuando nos han hecho daño).

Se lo dije el viernes,  su  mejor traje  es  su sonrisa,  hágalo mas  y mas seguido, le sentara muy bien. 

Un abrazo.

Postadata: Siempre cerca a un mensaje, a una llamada, a un café.

Un guiño: me robe una foto de su perfil ;)


    Escrito por Onel Baron Niño



.



INSTAGRAM FEED

@puntodesparche