Ir al contenido principal

El tiempo,

La calle sin nombre, al lado de la esquina que no se ve

Heme aquí de nuevo hilando palabras en versos y estos son para ti:

Vamos por la vida buscando esa persona que sea capaz de tocarnos el alma,
la encontramos, la esperanza se renueva, la fe se restaura, pero no contamos con el tiempo: un enemigo que avanza silencioso y se mueve en infinidad de posibilidades sin dejar cabos sueltos, bien describe el guionista de uno de los capítulos de mi serie favorita “Dark” :”El tiempo es un campo de batalla infinito. Hay millones y millones de engranajes que se entrelazan” nuestras vidas se cruzaron gracias a esos engranajes, pero en momentos diferentes, los tuyos siguen la luz de ese pasado que aún se ama, el mío en el presente que quiere aprender amarte, nunca llegaremos comprender porque razón una vida se cruza con otra, menos apreciar ¿cuál será el protagonismo en la vida ellos? o quizás más bien solo seamos parte del reparto.

Hice de mi vida hasta ahora: de la mentira una verdad, pero finalmente me alcanzó solo, abatido y sin esperanza, es por eso que el cruce de tu vida en la mía merece protagonismo, estabas en este momento del tiempo, para hacerme entender eso sin que fuera tu propósito.

Si me permites opinar en la vida, que de ti no conozco: Cuando hablas de él se te nota en los ojos que aun lo quieres, que sigue siendo importante para ti, aun cuando desde tus labios o la forma en la pretendas vivir, quieras decir lo contrario.

Soy consciente, que el tiempo no siempre juega en contra nuestra y si él mismo nos da chance seré privilegiado de que estés en el mío, pero sino, es momento para permitirte amar y ¿Por qué no? Renovar votos con ese pasado que aún pone tus ojos a brillar.

En tanto el tiempo mueve sus engranajes y tal como Mario Benedetti “te espero cuando la noche se haga día, suspiros de esperanzas ya perdidas. No creo que vengas lo sé, sé que no vendrás...”. cierro el párrafo diciendo que me gustas, no solo para escribir una página, sino para escribir capítulos enteros. (lo se: es cliché, pero cuando se trata expresar lo que se siente tiene valor caer en él).

Escrito por: Onel Baron Niño.

Entradas populares de este blog

Amigo

"soy un mal novio un pesimo amante y peor marido, pero un estupendo amigo" Joaquín Sabina

Aviso social ( ayudar a seguir ayudando)

Hace poco mas de 3 años por iniciativa de Sandra Machuca docente por esa época de ciencias sociales de la Institución Educativa publica San Diego de Alcalá de Guacamayas (En Boyacá, Colombia) y con el apoyo de Fernando Barón Niño (egresado) se dio inicio a la edición digital del Periódico Estudiantil 'El Sembrador' con recursos propios construyeron la versión digital de aquel periódico que año a año estudiantes y profesores nutrían con sus textos, artículos, cuentos, poemas. Ahora nos embarga un reto mayor: seguir funcionando digitalmente. Agradecemos tu generosa ayuda, que será usada para correr con gastos de diseño, hosting y dominio del sitio web. Para donar visita en siguiente enlace:  https://gofund.me/769b732a

Laura: "Retazos de lo que fue y no fue"

Hago un paréntesis para explicar que esta entrada se ha ido construyendo en los  últimos años, hoy saldrá a luz luego de unir retazos de sentimientos, de momentos, de errores y siniestros. Primer Retazo: hace mas de 6 años. Se preguntaran  quien es Laura,  diría que una mujer excepcional, de ese tipo de persona que admiras como un todo, que te atrae de manera magnética y no sabes porque,     que descresta, que alucinas. Nos conocimos en la tierra que nos vio crecer, nos vio formarnos, compartimos las mismas aulas  donde aprendimos la manera de abrir los ojos al arte, a la ciencia, al lenguaje. Debo decir que durante los años del colegio los dos pasamos inadvertidos, seguro ella en las lides de la rebeldía  adolescente, seguro haciendo frente  a la estricta formación   en su familia, pero también batallando fijo  con las hormonas  y el amor; en tanto yo  siendo un boludo mas , un atrincherado en mis inseguridades,  un pendejo que por  vivir como decían que se debía vivir,  dejo de hace