La edad ( sin terminar)


Cuando tenia 16  años  los treinta pareciera lejanos,  que había tiempo suficiente   para vivir lo que soñamos,  todo eso que planeamos,  deseábamos; capaces de volar sin tener alas,  de viajar sin tener boletos, sentíamos que  el frenesí de la vida nos llevaría a donde quisiéramos.

La edad  en la que los sueños eran posibles, donde no importaban las voces rancias de quien intentaba apagarlos, la época donde: descubrir era el éxtasis,  reír era opio, gritar era el adorno del jubilo, el llanto la catarsis del alma. La irreverencia se marcaba al compás de la metamorfosis del cuerpo,  de un frágil niño al hosco y áspero adolescente,  adios a las agudas voces, bienvenidas las graves y los lánguidos cuerpos.

Escrito por: Onel Baron Niño.



INSTAGRAM FEED

@soratemplates