Ir al contenido principal

Renglones del Alma.

 Ella es lo suficiente: estúpida, para dejarse lastimar siempre por la misma persona; cree ser fuerte pero no es mas que una chiquilla que juega a ser la señora.

El pasado su marca, el miedo trunca su cordura ; 
Ella  siempre hablando, siempre fuerte, siempre dura, tratando de llenar el espacio de su alma dura.

Ella es la misma que la soledad  rompe en mil pedazos, 
esa niña en la ventana es la mujer que anhela encontrar fin a su locura.

Ella la mujer que ama aun cuando no la aman,
ella  a la que no corresponden a su frenesí de amor con locura.

Por: Milena Garcia Lopez.

Entradas populares de este blog

Amigo

"soy un mal novio un pesimo amante y peor marido, pero un estupendo amigo" Joaquín Sabina

Aviso social ( ayudar a seguir ayudando)

Hace poco mas de 3 años por iniciativa de Sandra Machuca docente por esa época de ciencias sociales de la Institución Educativa publica San Diego de Alcalá de Guacamayas (En Boyacá, Colombia) y con el apoyo de Fernando Barón Niño (egresado) se dio inicio a la edición digital del Periódico Estudiantil 'El Sembrador' con recursos propios construyeron la versión digital de aquel periódico que año a año estudiantes y profesores nutrían con sus textos, artículos, cuentos, poemas. Ahora nos embarga un reto mayor: seguir funcionando digitalmente. Agradecemos tu generosa ayuda, que será usada para correr con gastos de diseño, hosting y dominio del sitio web. Para donar visita en siguiente enlace:  https://gofund.me/769b732a

Laura: "Retazos de lo que fue y no fue"

Hago un paréntesis para explicar que esta entrada se ha ido construyendo en los  últimos años, hoy saldrá a luz luego de unir retazos de sentimientos, de momentos, de errores y siniestros. Primer Retazo: hace mas de 6 años. Se preguntaran  quien es Laura,  diría que una mujer excepcional, de ese tipo de persona que admiras como un todo, que te atrae de manera magnética y no sabes porque,     que descresta, que alucinas. Nos conocimos en la tierra que nos vio crecer, nos vio formarnos, compartimos las mismas aulas  donde aprendimos la manera de abrir los ojos al arte, a la ciencia, al lenguaje. Debo decir que durante los años del colegio los dos pasamos inadvertidos, seguro ella en las lides de la rebeldía  adolescente, seguro haciendo frente  a la estricta formación   en su familia, pero también batallando fijo  con las hormonas  y el amor; en tanto yo  siendo un boludo mas , un atrincherado en mis inseguridades,  un pendejo que por  vivir como decían que se debía vivir,  dejo de hace